Prólogo

APERTURA

Y le dije, ¿por qué no?, podríamos tomar una copa, sabiendo lo que iba suceder, me apresuré en regalarle aquello de color rojizo, monstruoso, y cadavérico…

…y de su matriz emanaba la luz, formada por centenares de puntos iridescentes, que centelleaban mensajes incomprensibles y absurdos, de extraña y abyecta moral.

Me ajusté a mis pensamientos y lancé un rayo. No queria volver a tener que justificarme por nada y volé del nido. Recordé que detrás y en el fondo, habia un escritor que esperaba desvelarse y despertar, comencé a sentir un frescor en mi frente. No todo estaba tan perdido como parecía. Recordé mis ilusiones y mis fracasos y la llama se encendió.

Montjuich se iluminaba y sus obeliscos se erguían autoritariamente sobre la ciudad. Un cielo lilaceo se apagaba y se fundía con la ocre contaminacion, que entramaba un velo de optimismo tenebroso.

Un vehículo se acercaba y recordé aquel animal que una vez voló, mi cabeza se llenó de compasion.

Aquí estoy, ahora soy luz, letra y voz,

que estallen las larvas de la codicia, la inmundicia y se abran todas las puertas.

¡Mi camino son todos los caminos!

¡Derramaré mi tiempo sobre vosotros!

¡Los que dudasteis! ¡Los que renegasteis! ¡Los que abominasteis!

¡Caiga la torre!

Pintaré lo inconcebible y autopsiaré los cadáveres que el universo oculta a los ojos de los que buscan. No me juzgueis, soy vuestro guía. Atravesaremos la luna de los títeres del pandelirio hasta encontrar la luz verdadera. No menosprecieis la voluntad de los que bailan y corren bajo el sol, caigan los ladrones de la ilusión que con su veneno roban el futuro al emperador.

ilustracion_prologo

POEMA DESESTRUCTURADO

El camino es infinito
y la sombra mi aliada,
bajo el puente los espiritus,
me aguardan y reclaman.

pues el faro en la noche,
el sendero alumbra con su llama
y ni los dientes del difunto,
ensombrecen ya mi alma,

con la espada y la vara salto lagos y las zanjas,
que ni el diablo ni la almohada,
hagan mella en esta daga.

Atravieso universos y estrellas
que empañan virtud y palabra,
soy una serpiente alada
que se enrrosca y se engalana,

mas no puedo contestaros,
aquello que no habeis preguntado,
mas ya va siendo hora,
de dejaros de engañaros ,

inocente y pobre de mi,
esta serpiente me ha picado,
y a este pobre demonio,
su cabeza se ha enfermado

pues de este agujero,
esa serpiente se ha escapado,
que a lo largo de este río,
ha nadado y os ha acechado.

Ya no espero que os sorprenda,
ni mi arte ni mi ciencia,
solo quiero despertaros,
de este sueño que han tramado,
gentes de negro bien armados
que sin ley y con crueza,
sólo quieren tu cabeza,
pues ni con el sudor ni lo esforzado,
ellos cumplieron lo pactado.

Solo quieren la medalla,
la corbata y tu toalla,
no os engañeis con quimeras,
pues las fieras andan sueltas.

Yo me escondo en las montañas,
con mis ojos y guadaña,
pues no tengo quien me quiera,
sólo pobres y las ratas,

y es que solo en estas ramas,
ni molesto ni me callan,
donde quiera que me miren,
ni me escuchen ni me imiten,

sólo tengo un par de cuentos,
pues del resto ni me acuerdo,
ni el bufón ni los canallas
haran mella en esta espada.

Ahora vienen por la escala,
los colores y las balas,
no se tomen muy en serio
lo que el negro bigardo calla,
pues yo quiero morir viejo
entre ensayo y pincelada,
en el glorioso devenir
de este reino de copas,
bastos
y espadas.

Brilla espada en la mañana,
a la noche y en el alba,
ya no tengo quien me quiera,
sólo el frío y las estrellas.